Edad Media y Reinos Cristianos

Edad Media y Reinos Cristianos

Edad Media

El imperio romano de occidente, con el aporte de población de los pueblos de origen germánico fue cambiando poco a poco hasta que fue sustituido como entidad política por un mosaico de reinos germánicos, más o menos romanizados. El imperio bizantino continuó la tradición romana durante toda la Edad Media.

A partir del siglo VIII, y durante casi ochocientos años, el límite occidental entre el mundo cristiano y el islámico estuvo situado dentro de la península Ibérica. El Islam se había dotado recientemente de una moneda propia que recogía la herencia de la moneda de oro bizantina y la sasánida de plata. El hecho más llamativo es que son monedas sin imágenes.

Los estados islámicos peninsulares acuñaron moneda de oro (dinar), plata (dirham) y cobre (felús). En el siglo XI la zona musulmana, que durante el emirato y el califato había constituido un solo estado, se desmembró en varios de menor entidad, conocidos como taifas.

Se produjo luego la entrada de los almorávides, que más tarde serían sustituidos, en toda su zona de influencia, por los almohades. Los almorávides emitieron un prestigioso dinar de oro y una moneda de plata denominada quirate. Los almohades acuñaron dinares algo más pesados que los almorávides, que los cristianos conocían como doblas, y un dirham de plata de forma cuadrada.

Los Reinos Cristianos

Las monedas cristianas vuelven a tener representaciones iconográficas, pero suelen conceder bastante importancia a las leyendas o inscripciones. Regresa a la moneda el retrato de los gobernantes como símbolo del poder emisor, pero podemos ver también otro tipo de símbolos de este poder, como cruces, monogramas o composiciones heráldicas. A finales del siglo XI todos los estados cristianos peninsulares emitían ya sus propias monedas.