Roma e Hispania

Roma e Hispania

Roma

Fue ya en tiempos de la República, cuando se comenzaron a fabricar monedas de bronce, primero de gran tamaño, pero que luego se fueron reduciendo y conformándose con diferentes pesos y valores. Recibieron el nombre de ases.También emitió la república romana algunas monedas de plata, primero a semejanza de las griegas. La moneda de plata que caracterizó a Roma fue el denario.

La moneda imperial romana consolida la costumbre, de retratar a la persona que ostenta el poder o simboliza al Estado. Con variantes y excepciones, perdurará hasta nuestros días. En los reversos conmemoran hechos históricos y, en forma de alegorías, la idea que los personajes tenían o querían dar de sí mismos.

En el centro de esta sala 3 podemos ver una maqueta de lo que fue la ciudad de Roma, dónde estaban sus edificios más conocidos y cómo algunos de ellos quedaron también inmortalizados en las monedas.

Hispania

Fenicios y griegos, llegaron a las costas de la península Ibérica a lo largo del primer milenio anterior a la era cristiana, estableciendo colonias permanentes en las costas. Estas ciudades realizaron las primeras acuñaciones en nuestro suelo, junto a las acuñaciones llamadas hispano-cartaginesas.

Durante el siglo III a.C. en la península Ibérica, algunas comunidades indígenas, iberas y celtíberas, comienzan a acuñar monedas de bronce y de plata con leyendas escritas en su propios alfabetos. Conforme avanzaba el proceso que se ha llamado romanización de la península, las ciudades tomaban las costumbres y leyes romanas e iban incorporando el alfabeto latino a sus acuñaciones.